17/04/2016

Pesca sin muerte o con la mínima posible: la correcta manipulación del pez


pesca sin muerte o con la minima posible

Es recurrente ver en las redes sociales o en tertulias, debates comentarios sobre cuál es la mejor forma de manipular un pez cuando el objetivo es la devolución de éste, o sea, cuando el objetivo es la pesca sin muerte. Normalmente esto viene a raíz de la publicación del algún vídeo o fotografía.

Las respuestas que solemos ver suelen ser bastante acertadas, como mojarse las manos y oxigenar al pez. Pero hay otros factores que es bueno conocer para reflexionar si estamos obrando de la mejor forma durante todo el proceso de captura y suelta. La verdad es que esto no es un tema baladí ya que la supervivencia del pez está en juego.

En diciembre de 2013, los que suscribimos este artículo dimos una charla dentro de las actividades realizadas en el X aniversario de las Reuniones en Pesca Bosch, agradecemos de nuevo la invitación realizada al respecto. La charla/coloquio fue expuesta por Enric Aparicio y Gerard Carmona Catot, los dos biólogos y pescadores, y un servidor, que actuó como moderador, proponiendo alguna cuña a la exposición. Enric tiene una dilatada experiencia en proyectos de investigación sobre salmónidos. Gerard, ha complementado su formación con diversos proyectos fuera de nuestras fronteras, especialmente en EUA. A los dos agradecer muy sinceramente la participación totalmente desinteresada al evento. Y sin más dilación, entremos en materia.

¿Por qué pescamos sin muerte?

Los peces son elemento clave para mantener los procesos naturales en los ecosistemas acuáticos. La pesca sin muerte favorece que las poblaciones de peces habiten y se reproduzcan dentro del ecosistema. Esta práctica proporciona también una oportunidad para que más pescadores puedan gozar de una pesca de calidad y también de cantidad.

¿Se produce mortalidad durante la pesca sin muerte?

Generalmente, se asume que una vez que el pez vuelve al agua y se ve que se marcha nadando, el pez sobrevivirá, pero no siempre es así. La mayoría de la mortalidad suele ocurrir después de que el pez haya sido liberado. Según diversos estudios, la mortalidad asociada a la pesca sin muerte es de media del 16% (datos extraídos de más de 116 informes). Esta mortalidad, evidentemente, depende de varios factores, como el sistema de pesca, la temperatura del agua y el manejo que se hace al pez durante la captura y su posterior suelta.

Factores que influyen en la mortalidad de los peces

Hemos de comprender los factores que a continuación indicamos. Algunas de nuestras capturas pueden verse influenciadas por una, dos o tres de ellas. Ser consciente de ellos nos permitirá entender mejor lo que explicaremos a posterior.

Extenuación

Si el tiempo de lucha es largo, el pez queda exhausto, es más difícil su recuperación.

Estrés

El contacto con el aire y la extenuación después de la lucha, hacen que pueda aumentar el ritmo cardíaco, llegando a producir el colapso.

Heridas y hemorragias

Algunas heridas en las branquias y esófago causan pérdida de sangre. En cambio, heridas en los labios producen menos pérdida de sangre. Las hemorragias importantes aumentan mucho el riesgo de muerte de los peces. Según estudios hasta un 40% más de posibilidades.

Sistemas de pesca

Cebos naturales vs artificiales

La pesca con cebos naturales produce una mayor mortalidad porqué normalmente el anzuelo se clava al pez en zonas más profundas. Si el anzuelo se clava en una zona externa de la boca, no hay diferencias entre cebo natural y artificial. Evidentemente, influye la pericia del pescador.

Tipos de anzuelos

Los anzuelos sin muerte, o con la muerte aplastada, reducen el tiempo de extracción del anzuelo al pez y genera menos heridas a éste. Por tanto, el riesgo de mortalidad es mucho más bajo respecto a los anzuelos con muerte.

Tamaño del anzuelo

Los anzuelos grandes generan heridas más graves, ya que tienden a clavarse más profundamente.

Sobre la manipulación de los peces

Influencia dela temperatura del agua

A temperaturas altas, la mortalidad es más elevada ya que el metabolismo de los peces aumenta y se cansan más rápidamente. A más temperatura, el oxígeno disuelto en el agua disminuye y con ello, una menor disponibilidad para la respiración de los peces. La mortalidad se duplica aproximadamente cada 5ºC de aumento de temperatura.

Uso dela sacadera

Reduce el tiempo de lucha, especialmente en peces grandes, por tanto, es un elemento importante para reducir el cansancio del pez. No obstante, debemos tener en cuenta que según el material del que estén hechos pueden causar abrasión en aletas o dañar seriamente la mucosidad que recubre las escamas.

Exposición al aire

El contacto de las branquias con el aire produce que estas se sequen y que no funcionen correctamente. También se ha observado que se producen arritmias en los peces cuando se les expone al aire. El tiempo que los peces pueden sobrevivir fuera del agua depende de la especie y de la temperatura. Algunas especies, como la anguila, el siluro o la carpa pueden resistir mucho tiempo fuera del agua, especialmente si se mantiene el cuerpo húmedo. La temperatura del agua también tiene mucha influencia. A bajas temperaturas el metabolismo de los peces es más bajo y pueden estar más tiempo fuera del agua. Con el calor, no solo necesitan más oxígeno para respirar, sino que las branquias se secan mucho más rápidamente. A más exposición fuera del agua, más probabilidades de aumentar las arritmias y, con ello, el periodo de recuperación post suelta, que puede ser de incluso 4 horas.

Consejos y recomendaciones

Artes y anzuelos

Los señuelos artificiales son menos propensos a que se claven más profundamente en el pez.

Utilizar anzuelos sin muerte o con la muerte aplastada.

Son preferibles los anzuelos curvos a los planos. Los primeros suelen clavar más superficialmente. La tasa de supervivencia con la utilización de anzuelos curvos puede llegar a ser del 50% superior a los planos
.
Adapta también tus montajes para utilizar anzuelos más pequeños en las imitaciones de insectos de cierto tamaño, por ejemplo plecópteros, saltamontes, etc.

Si pescas con cebo natural clava el pez a la primera señal, no esperes a que éste engulla el engaño.

Si pescas a fondo o con corcho estés atento, no dejes que un pez quede prendido por despiste.

Lucha con el pez

Intenta pescar con el hilo más grueso que puedas para recortar el tiempo de lucha, ya tendrás tiempo a bajar grosor si ves rechazos en los peces que estás tentando.

No alargues la lucha con el pez innecesariamente. Particularmente importante durante el verano, con altas temperaturas del agua (>16ºC en salmónidos; >25ºC otras especies).

Uso dela sacadera.

Utiliza las que disponen de redes de goma o redes sin nudo.

Introduce la red en el agua, siempre mojada. La introducción del pez sin estar húmeda puede generar daños a éste (abrasión). Recordar, una sacadera no es una canasta.

Sería preferible su uso básicamente en peces de cierto tamaño, en peces menores lo ideal sería sacar el anzuelo sin tocar el pez, dentro del agua, utiliza para ello herramientas para tal fin.

No utilizar la red de la sacadera para sujetar el pez, aunque esté húmeda y sea sin nudos aumentas el roce con ella, podemos dañar la mucosa.

Nota: Algunas Comunidades Autónomas obligan el uso de sacadera más allá de lo que comentamos, infórmate al respecto.

Cómo sacar el anzuelo

Lo ideal, coger el hilo con una mano y con la otra sacar el anzuelo con una tenazas especiales para este uso o unos fórceps, sin tocar el pez.

Si no puedes sacar el anzuelo porqué el pez se lo ha clavado en agallas o estómago, corta el hilo lo más cerca posible del anzuelo. Hay posibilidades reales de que les caiga el anzuelo de forma natural. De hecho hay un estudio que indica que al cabo de 4 meses la mayoría de peces ya habían expulsado el anzuelo.

Cómo sostener al pez

Primero, mójate las manos o cualquier superficie donde el pez pueda entrar en contacto fuera del agua.

Sé cuidadoso, nunca pongas los dedos en ojos, branquias.

No presiones fuerte el cuerpo del pez mientras sacas el anzuelo porque puede causar lesiones en los órganos internos.

La mejor manera de sostener un pez grande es sujetarlo con una mano por la cola, y con la otra mano por la zona entre el estómago y el pecho (vigilando no tocar las branquias), manteniendo la aleta pectoral entre los dedos para evitar que se mueva.

Os recomendamos ver este enlace, donde podréis ver un muy buen resumen de malas prácticas en la sujeción del pez.

Cómo hacer fotos

Si vas solo no saques el pez de la sacadora ni del agua hasta que tengas la cámara preparada.

No coloques NUNCA el pez sobre la arena, piedras, etcétera.

No introduzcas los dedos en las agallas

Recuerda los graves problemas de la exposición al aire. Por ejemplo, más del 90% de las truchas que no son sacadas del agua sobreviven. Si sacas la trucha del agua, procura que el tiempo sea inferior a 30 segundos. La mortalidad de las truchas que están un minuto fuera del agua puede alcanzar el 70%. Te recomendamos que una vez saques la trucha fuera del agua aguantes tú la respiración, así, de esta forma, serás consciente de la falta de respiración del pez… No aprietes el pez, puedes dañar seriamente órganos vitales.

Cómo devolver el pez a su medio

Recuperar el pez en el agua, realizando suaves movimientos hacia delante y detrás para permitir la oxigenación de las branquias. No lo hagas con brusquedad dado que las branquias no están diseñadas para abrirse de forma brusca.

Realiza la operación anterior en una zona de corriente suave ya que habrá más oxígeno que en aguas calmas, pero evitar zonas de fuertes corrientes. El pez lo podrás dar por recuperado cuando veas que los opérculos se abren de forma rítmica y constante. El pez debe estar recto.

Cuando los opérculos se muevan de forma rítmica verás como el pez sale nadando de tus manos. Ahora no es cuestión de caer en una paranoia cada vez que tengamos que sujetar un pez. No obstante, entendemos que como habréis visto, son diversos los factores que afectan a la supervivencia post pesca de los peces. En nosotros recae la responsabilidad de garantizar que la suelta del pez se realice en las mejores condiciones, minimizando por tanto los factores adversos.

Esperamos que esta breve exposición sirva para mejorar la forma de practicar la pesca sin muerte, consiguiendo con ello más y mejores peces en las aguas que pescamos. Por último, incrustamos este vídeo dónde podemos ver una correcta forma de manipulación del pez, un resumen de lo expuesto en estas líneas.

Un saludo y buena pesca,

Enric Aparicio
Gerard Carmona Catot
Ferran Llargués

En los siguientes enlaces podréis ver diversas actividades profesionales, de investigación de Enric y Gerard.

Enric Aparicio: http://www.mendeley.com/profiles/enric-aparicio/
Gerard Carmona: http://www.researchgate.net/profile/Gerard_Carmona_Catot/

Algunas publicaciones relacionadas con la materia:

http://www.bishfish.co.nz/articles/fresh/grip-and-kill.htm (con muy buenos ejemplos y explicaciones de agarres inadecuados del pez)
http://www.gofishbc.com/how-to-fish/fishing-articles/catch-and-release.aspx
http://digitalcommons.unl.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1062&context=ncfwrustaff
http://www.acuteangling.com/Reference/C&RMortality.html
http://www.fecpl.ca/wp-content/uploads/2002/05/C-and-R-LMB-SMB-MS.pdf
http://myfwc.com/research/saltwater/tarpon/catch-release/stress-effects/
http://www.flyfishohio.com/Catch_and_Release_Impact.htm

© Luckybur 2017